Javier Camacho, Director de Sostenibilidad Ética y profesor de ICADE e ICAI y ponente IECOM: “El Código Ético es indispensable para que una empresa defina su programa de compliance”

Saber definir un Código Ético es fundamental para luego implementar un programa de compliance eficiente. Javier Camacho, director de Sostenibilidad Ética y profesor de ICADE-ICAI fue ponente del IECOM a través de un webinar en el que explicó estas cuestiones.

Desde su punto de vista “El Código Ético sirve para formalizar los valores, los principios y pautas de comportamiento en cualquier organización. Además, es un elemento fundamental en la construcción de una adecuada cultura ética en la organización”.

Este experto explicó a los asistentes que e l punto débil de dicho Código es la implantación (suelo decir que la efectividad de un Código Ético es un 20% preparación y un 80% implantación) y los mecanismos y procedimientos necesarios para operacionalizar el Código Ético en la empresa.

¿Qué conclusiones puede extraer del webinar organizado por ASCOM sobre códigos éticos en las empresas?

En primer lugar, me gustaría agradecer a ASCOM haber vuelto a contar conmigo como ponente. Me parece que ha sido una sesión con mucho interés por parte de los participantes y excelentemente organizada. El webinar nos ha permitido compartir de una manera práctica algunas recomendaciones sobre la elaboración de un Código Ético, elemento indispensable en el marco de un programa de Compliance.

¿Realmente cuál es el valor del código ético?  ¿Cree que las empresas ya se mentalizan de su importancia?

El Código Ético sirve para formalizar los valores, los principios y pautas de comportamiento en cualquier organización. Además, es un elemento fundamental en la construcción de una adecuada cultura ética en la organización. Cada vez más empresas apuestan por disponer de un Código Ético bien elaborado y sobre todo ¡bien implantado!

¿Qué papel juega el compliance officer en la definición de ese código ético?

El Compliance Officer es fundamental a la hora de impulsar e implicar a la organización en la elaboración e implantación del Código. Además, es quien mejor puede preparar el plan de puesta en marcha y seguimiento de este, y contribuir en la definición de los elementos del programa de ética: comité de ética, formación, canal ético, acciones de comunicación interna/externa o las revisiones y actualizaciones.

¿Qué relación existe entre el citado Código Ético y el programa de compliance de la compañía?

El Código Ético es uno de los pilares del programa de Compliance, tanto como guía como de elemento indispensable para construir una adecuada cultura en la organización. El objetivo del Código no es el Código en sí, sino favorecer dicha cultura. En ese sentido ocurre lo mismo con los programas de Compliance, su objetivo no es el programa en sí, sino desarrollar y promover una adecuada cultura en toda la organización.

¿Qué impacto va a tener la pandemia del coronavirus en la elaboración de estos códigos éticos en las empresas?

Ha habido ya algunos estudios en relación al impacto de la pandemia en los aspectos de sostenibilidad y responsabilidad social de las empresas. En mi opinión, creo que los grupos de interés de empleados, clientes y proveedores van a ser más relevantes si cabe, y justo estos son los stakeholders con los que el compromiso y responsabilidad de la empresa, vertido en el Código Ético, queda más patente.

¿Cuáles son los principales errores a la hora de configurar un código ético?  ¿Hay tantos códigos éticos como empresas realmente?

En general los Códigos Éticos están bien elaborados. El punto débil es la implantación (suelo decir que la efectividad de un Código Ético es un 20% preparación y un 80% implantación) y los mecanismos y procedimientos necesarios para operacionalizar el Código Ético en la empresa.

Considero que no tiene por qué haber tantos códigos éticos como empresa, sino que lo importante es que los destinatarios del Código, al leerlo, lo consideren hecho para ellos, cercano, auténtico, justificado, sólido, útil y relevante.

¿Cómo debe implementarse este Código ético en nuestra empresa sin que genere problemas internos de resistencia a su puesta en marcha?

Ante todo, debemos ser prudentes, pacientes y realistas. Con casi toda seguridad, como en todo proceso de cambio, va a existir una cierta resistencia, en mayor o menor medida, en algunas áreas de la organización.

Aunque cada organización es diferente, una buena práctica, al menos para identificar los posibles obstáculos, es organizar grupos de trabajo con representación de cuantas más áreas funcionales mejor, desde las etapas iniciales de elaboración del Código.

 

 

 

 

Si te ha gustado este artículo compártelo en tus redes

Carrito de compra

Regístrate en ASCOM para acceder a todos los documentos

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

¿Ya tienes una cuenta? Identifícate

Identifícate para
acceder a estos contenidos

Buscar en ASCOM